Medidas pasivas de atractividad digital.

Se trata de aquellos factores, elementos, ventajas y alicientes que pueden atraer a los profesionales digitales pero que no implican ninguna política activa de las instituciones publicas.

Estas características son propias al territorio y preexisten a cualquier iniciativa o política de atractividad. Son, entre otras, el clima, las conexiones aéreas y los transportes en general; la calidad de vida; el precio de los alquileres y el coste de la vida; la imposición fiscal del país o región; la seguridad; el sistema sanitario. El clima benigno de ciertas zonas de España, Portugal, Francia o Italia no lo dicta el gobierno. Las conexiones aéreas y las buenas comunicaciones diarias tampoco.

Una buena infraestructura de transportes y un servicio sanitario calidad y gratuito, como el de España, evidentemente provienen de las políticas públicas. Pero no han sido pensadas para atraer a los profesionales digitales sino para dar un servicio social a los ciudadanos del país. Las enseñanza pública y gratuita de los países europeos tampoco. La calidad de vida, la seguridad y la paz social, el respeto a los homosexuales, la igualad de oportunidades para mujeres y hombres, ricos y pobres son ventajas muy atractivas, pero provienen de políticas y decisiones sociales generales.

Por tanto, sin dejar de ser elementos muy interesantes no han sido pensados específicamente para atraer a profesionales digitales. El problema es que muchas campañas y programas de atracción digital sólo se fundamentan en esos factores pasivos. Un programa de softlanding y aftercare eficaz tiene que ir mucho más allá, adaptándose al profesional y ofreciendo soluciones prácticas a sus problemas. De todo ello hablaremos en nuestra sección de políticas activas de atractividad.

Las principales ventajas pasivas que suelen promocionarse son éstas:

  1. Internet rápido, fiable y barato.
  2. Conexiones aéreas y transporte en general. 
  3. La calidad de vida. 
  4. La seguridad 
  5. El sistema sanitario.
  6. El precio de los alquileres y el coste de la vida.
  7. La imposición fiscal del país o región, los impuestos.
  8. Meritocracia e igualdad de sexos.
  9. Respeto y aceptación de todas las orientaciones sexuales, diferencias y modos de vida.
  10. Entorno favorable al emprendimiento y los emprendedores

En cada sección especifica explicamos en consiste cada una de estás ventajas pasivas. En su conjunto crean un ámbito de atractividad muy positivo. Sin embargo, la clave es que se acompañen de otras medidas, esta vez activas para garantizar  el establecimiento y la permanencia de los profesionales digitales

Clima y naturaleza, seguridad y buenos transportes son algunos de los factores pasivos de atracción digital. Pero muchos destinos los poseen. Por ejemplo, el de la foto. Finlandia, un atractivo país digital.

Internet rápido, fiable y barato.

Sin duda es una condición previa de atractivodad, que aún no estña garantizada en algunas zonas. Es indispensable y sin él no sé puede realizar ninguna política de atractividad. El acceso a internet de alta velocidad es absolutamente necesario, pero además no puede ser caro ni tener cortes ni caídas.

Conexiones aéreas y transportes en general.

Los profesionales digitales suelen escoger entornos rurales o al menos cercanos a la naturaleza. Ello no quiere decir que no necesiten buenos transportes ya que viajan. La cercanía relativa de un aeropuerto y de buenos accesos a las infraestructuras diarias y férreas es muy importante para decidirles por un destino y otro.

La calidad de vida y naturaleza

Los profesionales y nómadas digitales valoran que su nuevo lugar de residencia posea una buena calidad de vida, síntoma de prosperidad y seguridad.

La cercanía de la naturaleza es cada vez más un fáctor muy apreciado por los profesionales digitales. Además de su intrínseco valor ecológico, (y económico), puede ser un argumento de calidad de vida y un valor social.

La seguridad 

Lógicamente si el país posee una buena calidad de vida será más seguro. Poder desplazarse, vivir y tener familia en un ámbito tranquilo donde reina la confianza en el prójimo es algo impagable. 

El precio de los alquileres y el coste de la vida.

El precio de la vivienda y el coste de la vida son también muy importantes para atraer a profesionales digitales. Por todos estos factores, zonas  rurales y las ciudades pequeñas son cada vez más interesantes por todo estos factores.

El sistema sanitario.

Un sistema sanitario público sostenido por los impuestos, como son los europeos, permite garantías de atención de calidad y universal. En otros lugares hay que pensar en pagar un seguro privado

La imposición fiscal del país o región, los impuestos.

La cuantía de los impuestos y tasas que se deben pagar, tanto a nivel individual como empresarial, son otro factor a tener en cuenta. Sobre todo la relación entre los impuestos pagados y los servicios públicos que garantizan. 

Meritocracia e igualdad de sexos.

La meritocracia y la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, es un elemento muy a tener en cuenta. Un destino donde la mujer esté limitada no podrá atraer profesionales digitales.

Aceptación de todas las orientaciones sexuales, orígenes y modos de vida.

De la misma manera, si la orientación sexual, el origen, costumbres, religión  cualquier aspecto de la vida privada de una persona no se respeta en el destino, ese lugar tendrá dificultades para atraer a muchos profesionales.

Entorno favorable al emprendimiento y los emprendedores.

Otra de las condiciones sine qua non. El destino tiene que ser propenso a la innovación y el progreso. Cuando las buenas ideas se reciben con los brazos abiertos el lugar se vuelve aún más atractivo. Si existen canales e infraestructuras previas que favorecen el emprendimento, el conocimiento y la experiencia de los recién llegados se utilizará más rápidamente para canalizar el capital humano local